1909 – La leyenda del Barranco del Muerto

Por José Julio Ortiz y Chisvert.

Todos, o casi todos, hemos oído hablar e incluso conocemos, el lugar que se llama El Barranco del Agua, pero si no están vinculados a la labor agrícola de nuestro municipio, son menos los que conocen el lugar llamado El Barranco del Muerto.

Cuando yo era pequeño no me cansaba de preguntar a mi abuelo el por qué de los nombres de los sitios que con él visitaba cuando le acompañaba al campo donde él sembraba el trigo o la cebada o plantaba el huerto o los melonares.

—Abuelo, ¿por qué el arrollo que cruza el término se llama de Las Quemadas? Abuelo, ¿por qué esta tierra se llama Hoyo de la Panza?— Y así sitios y sitios y mi abuelo me daba respuestas y respuestas que para un niño siempre eran fantásticas ya que parecían fruto de la imaginación de mi propio abuelo o de lo que él había oído, lo que hacía que yo me dejase llevar por mi imaginación.

—Abuelo, ¿por qué el Barranco del Muerto se llama de esa manera?—, pregunté un día a mi abuelo en aquél lugar donde un año plantamos un copioso melonar. Mi abuelo me contestó: —Hace mucho tiempo, antes de que yo naciese, por aquí había un pajar que fue de una tía mía, hermana de mi padre. Un día encontraron en él a un hombre muerto, por eso, con el tiempo tiraron el pajar y a este sitio lo llamaron el Barranco del Muerto.

No se si sería verdad o mezcla de ficción y realidad pero con el tiempo sucedió lo siguiente: pasaron los años, pasaron las décadas y después de mucho tiempo yo me dediqué a investigar los sucesos de nuestro pueblo. Y qué sorpresa fue la mía cuando un día, leyendo el Boletín Oficial de la Provincia de Madrid del 3 de enero de 1910, encontré documentada la curiosa respuesta a aquella pregunta que le hice décadas antes a mi abuelo, la cual intentaré transcribir literalmente:

D. Miguel Martínez Córdoba, Juez Instructor de Alcalá de Henares y su partido, (al cual pertenecía Cobeña en 1910), por el presente edicto cita y llama a los parientes de un hombre de unos cincuenta y tantos años de edad, de estatura regular, moreno, de mal vestir, pantalón de pana negra, chaqueta negra, pañuelo de los llamados de hierba al cuello y boina, todo en muy mal estado, el cual fue encontrado cadáver el veintidós de los corrientes en un pajar de la propiedad de doña Enriqueta Chisvert Rodríguez, vecina de Cobeña, y cuyas demás circunstancias del mismo se ignoran, así como el domicilio de sus parientes, para que en el término de diez días a contar desde la inserción del presente en el Boletín Oficial de la Provincia y Gaceta de Madrid, comparezcan en este Juzgado con el fin de recibirles declaración y ofrecerles la causa que se sigue con motivo de la muerte de dicho hombre, prevalidos de que si no comparecen les parará el perjuicio a que haya lugar.

Dado en Alcalá de Henares a 27 de Diciembre de 1909.
Miguel Martínez Córdoba y el actuario licenciado Regino Villalvilla.

Bueno, espero que esta historia de Cuentos, Tradiciones y Leyendas de Cobeña os haya gustado. Aquí os dejo el enlace a la página digital del citado boletín;
http://www.bibliotecavirtualmadrid.org/bvmadrid_publicacion/i18n/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=1108702

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s